Cecilia Salcedo

LA ESPINA Y EL FRUTO

 

El diálogo que se da entre la imagen fotográfica y el mundo de las plantas es para mi un medio que me permite hacer visibles las emociones, y transmitir una experiencia estética.

 

Las plantas comparten con la luz su intimo deseo de tener cuerpo, de colocarse en una forma y cualquier obstrucción a la luz produce un efecto intenso.  Mis fotografías son creadas con la intención de construir imágenes y a través de ellas poder decir mejor lo que la vida interna tiene para compartirnos.

 

Cecilia Salcedo Méndez.

 

 

 

 

 

NOMBRE DE LA EXPOSICIÓN:

“La Espina y el Fruto”

Plantas del Jardín Etnobotánico de Oaxaca. 

                                                    

AUTOR: Cecilia Salcedo Méndez.

 

Número de Obras:  20 fotografías en Blanco y Negro.

                                      Impresión digital en papel de algodón.

 

 

 

 

 

El Jardín Etnobotánico nace por iniciativa del Patronato PRO-OAX, asociación civil que encabezó el esfuerzo por recuperar Santo Domingo del uso militar para destinarlo a fines culturales.  El diseño del Jardín es obra del Maestro Francisco Toledo, fundador del PRO-OAX, y del Maestro Luis Zárate, miembro distinguido del Patronato. 

 

Las aportaciones financieras del Gobierno del Estado de Oaxaca, Fomento Social Banamex, y del  Consejo Nacional para la Cultura y las Artes a través del Instituto Nacional de Antropología e Historia, han permitido que el Jardín sea ya una realidad.

 

Además de contar con la flora más rica, Oaxaca es una de las regiones con una personalidad botánica bien definida, en el sentido de presentar un alto porcentaje de especies endémicas, plantas que no crecen en estado natural en ningún otro lugar del mundo.  

 

El alto grado de endemismo de la flora oaxaqueña refleja la larga y compleja historia geológica de este territorio.  Más que en otras áreas del país, el estado de Oaxaca ha sido un laboratorio de la evolución, uno de los hornos de la creación en el planeta.

 

El Jardín Etnobotánico del Centro Cultural Santo Domingo mantiene una colección de plantas vivas que vienen de diferentes regiones del Estado, y que se relacionan de alguna forma con las culturas oaxaqueñas del presente o del pasado:  plantas alimenticias, medicinales, materiales de construcción, colorantes, fibras, ornamentales, rituales, plantas que tienen un papel en la mitología, o que simplemente marcan el paisaje natural y cultural de Oaxaca.

 

 

 

Esta riqueza natural ha sido punto de partida para producir esta obra fotográfica sobre las formas vegetales. La exposición esta integrada por 20 fotografías de distintas plantas, semillas, flores, hojas y frutos que habitan en el Jardín.

 

En este trabajo,  la fotografía ha sido un instrumento de observación y exploración de las formas.  Entendiendo la forma como la estructura en el espacio.

 

Todo arte tiene sus propias leyes formativas, determinadas por el material con el cual y sobre el cual trabaja y tiene un destino específicamente suyo y un cierto ámbito de desarrollo. La fotografía que trabaja sobre al material originario que le ofrece la naturaleza, añade una serie de operaciones formativas como son el foco, la luz, el encuadre, etc. La cámara, aporta el primer paso de alejamiento de la realidad, dándole las cualidades de forma y escala. 

 

Las plantas son  volúmenes tridimensionales, somos concientes de una presencia sólida, y esta realidad se comunica mediante un juego de cualidades luminosas: luz y sombra.    En la fotografía, la disposición de la luz y la sombra, captada en un momento específico nos da la ilusión de volumen. Por lo tanto, la  fotografía comparte con la escultura el problema de la expresión del volumen.

 

Y por otra parte, enfrenta el problema fundamental de traducir una realidad tridimensional sobre una superficie bidimensional. 

 

La fotografía nos permite ver el volumen mediante la conjunción de luz y sombra y los matices de gris entre ambos extremos.  La luz y la sombra constituyen la realidad última y primera de la fotografía.  Siempre van juntas y se realzan mutuamente, pero siguen distintos órdenes según consideremos la realidad o la imagen.

 

Reducir el tema a la esencia y encontrar el punto de vista más expresivo, desde el cual el objeto puede hablar por sí mismo, ha sido parte fundamental de mi búsqueda. 

 

 

f&d cartier

libro

 

Françoise Cartier a commencé sa carrière d’artiste en tant que sculpteur et peintre, Daniel Cartier, en tant que photographe. Collaborant sous le nom de f&d cartier depuis 1997, ils vivent et travaillent à Bienne. Nombreuses expositions en Allemagne et à l’étranger. En 2006: Tage der Fotografie, Darmstadt; Fotografie Forum International, Frankfort; Fête de la photographie, Houston/Texas, Istituto Svizzero di Roma (Institut suisse à Rome), entre autres.

 

 

 

ROSES – comme tous les travaux de Françoise et Daniel Cartier – sera le fruit d’une étroite coopération des deux artistes. Il s’agit de diverses suites de photogrammes – papiers argentiques noir/blanc exposés à la lumière naturelle – sur lesquels les artistes disposent des objets trouvés soigneusement sélectionnés. Le photogramme est la réduction la plus directe de l’art photographique, la technique la plus simple. Omettant la caméra, f&d cartier génèrent aujourd’hui une représentation quasi « objective » de la réalité, dans un monde où les images qui tentent de l’appréhender sont de plus en plus évanescentes, se dématérialisant virtuellement sous nos yeux en pixels, octets, et autres.

Pour la conception de leurs photogrammes Françoise et Daniel Cartier associent une technique photographique dite archaïque avec des objets contemporains étroitement liés au quotidien et à la société de consommation moderne: lingeries féminines, vêtements de poupées, mouchoirs, fleurs coupées et bonnets de bain d’une part, figurine d’un squelette miniature en os, radiographies aux rayons X, cheveux, autoportaits d’autre part Ce livre ne sera pas un catalogue rétrospectif ou résumé traditionnel, mais bien une monographie librement conçue, qui présentera le travail photographique de deux importants artistes suisses situés dans un nouveau contexte, agrémenté d’une bonne dose d’enthousiasme et de satire.